Establo » Equinos

El asno de Jean Buridan

13 junio 2010444 lecturasSin comentarios

Jean Buridan nació hacia finales del siglo trece y falleció en el año 1358, fue un filósofo escolástico francés posterior a los tomistas y tuvo como mentor a Guillermo de Occam, realizó comentarios a Aristóteles, inspirándose en sus obras de ética y física, estudiando la obra traducida como De caelo. Adelantó aspectos de la filosofía del lenguaje a partir del nominalismo de su maestro pero que no serían retomados hasta la tradición analítica contemporánea, hizo tratados en óptica y mecánica clásica, anticipándose tanto a la revolución científica en astronomía, como al escepticismo religioso de inicios de la Edad Moderna. Sorprendentemente, incluso siendo una figura importante de la escolástica, llegando además a ser rector de la Universidad de París, es recordado por una paradoja que no aparece en ninguna de parte de su obra escrita: el dilema del asno de Buridán.

Asno de BuridánLa paradoja no es una innovación ingeniosa de Buridan, en realidad es una modificación de una de las disquisiciones de la ética de Aristóteles, quién ya había valorado cuando es imputable una acción, cuales son las motivaciones en la conducta, la cuestión de la debilidad de la voluntad y la teleología del hombre. La paradoja fue formulada pensando cómo podría un perro decidir entre dos comidas igualmente apetecibles si no hay ningún criterio de decisión. El asno de Buridán se encuentra en una situación similar: supongamos que un burro está hambriento (también hay una versión donde está hambriento y sediento, frente a un bebedero y un comedero) y su posición es equidistante con dos pilas de heno exactamente iguales, sin que exista ninguna razón para preferir uno frente al otro. ¿Qué haría el asno? Al no saber hacia donde tirar, no pudiendo decidir de qué montón de heno comer, se moriría de hambre en la indecisión.

Resulta chocante si nos atenemos a la experiencia llegar a esta conclusión de determinismo racional, pues en situaciones donde no hay un criterio para valorar y discernir la mejor elección, no nos basamos en razones, sino que recurrimos al azar, por ejemplo, cuando se lanza una moneda al aire o cuando se toma una preferencia no racional ya que la indecisión sería más perjudicial de prolongarse el tiempo de espera. Históricamente la paradoja del asno de Buridán no se refiere a un burro ni a que los animales solamente reaccionen inmediatamente hacia impulsos distintos siendo esclavos de los encadenamientos causales en la naturaleza. Está centrada en la cuestión del libre albedrío, estudiada por San Agustín de Hipona, como la posibilidad de elección, de saber que se podría actuar de otro modo, poniéndose límites en la conducta además de las determinaciones naturales y la libertad en cuanto obrar para buscar el bien. El dilema del asno de Buridán pone en cuestión que se deriva una conclusión insostenible al pensar que todos los procesos de toma de decisión sean racionales en cuanto sopesar criterios, analiticidad de la percepción, ventajas/desventajas… siendo lo más racional en contextos donde no hay una buena razón para decidirse, el uso de la elección al azar para no perder más tiempo deliberando.

publicidad




Si te gustó este artículo puedes suscribirte gratuitamente al feed de E-quinos.net o puedes recibir las novedades por email. Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


También puedes consultar artículos relacionados que hemos publicado y pueden interesarte:



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...
 :potrillo :jinete :hipica :herradura :heno :granjera :brownhorse :blackhorse :almacen

Comentanos si te gustó el sitio

Puedes comentar en el formulario. Puedes también suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes usar las etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El blog permite mostrar los avatares de Gravatar, si quieres crearte uno puedes ir a Gravatar.com.